Estás en: Inicio > Tu salud > Hombre > Medicina preventiva

Medicina preventiva para el Hombre

Adelántate y previene

esinv_imagen_1


El principal beneficio que supone la Medicina Preventiva es la detección temprana de patologías y por tanto iniciar los tratamientos de forma más rápida y con mejores expectativas de recuperación. 

Chequeo cardiológico

 

El chequeo cardiológico consiste en la realización de un conjunto de pruebas que permiten detectar posibles enfermedades cardiológicas que todavía no haya
presentado síntomas. A su vez permite identificar posibles factores de riesgo modificables que pueden favorecer la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Este tipo de chequeos incluye una consulta médica que permite identificar variables de riesgo como el tabaquismo o el sobrepeso y pruebas diagnósticas complementarias:
 

  • Analítica: a través del cual se pueden detectar factores cardiovasculares de riesgo como colesterol elevado.
  • Electrocardiograma (ECG) es una prueba que realiza un registro de la actividad eléctrica del corazón. Detecta posibles alteraciones del ritmo cardíaco (arritmias) y enfermedades de las arterias coronarias (infarto, angina de pecho).
  • Ergometría / Prueba de esfuerzo: se utiliza para valorar la  falta de aporte de oxígeno al corazón. Permite conocer si existe obstrucción de una arteria coronaria, especialmente en aquellos pacientes que presentan un electrocardiograma normal. Esta prueba consiste en someter al paciente a la realización de ejercicio físico en una cinta rodante o en una bicicleta.
  • Ecocardiograma: Prueba diagnóstica de imagen que permite comprobar el funcionamiento de las válvulas cardíacas y el músculo cardiaco.

Chequeo urológico

 

En el varón el chequeo urológico, especialmente a partir de los 50 años, es importante para detectar y prevenir enfermedades asociadas principalmente al aumento de tamaño de la próstata y tumores de esta glándula.

Las pruebas habituales que se realizan en la visita médica, junto con una serie de pruebas complementarias adicionales son:

  • Tacto rectal: exploración física que permite delimitar el tamaño y las características de la próstata
  • PSA (antígeno prostático específico): es un marcador producido por la próstata que se mide en sangre cuya elevación puede ser debido a la presencia de una inflamación o un tumor de la próstata.
  • Ecografía transrectal: a través de una sonda en el recto permite visualizar la próstata. Se indica para detectar alteraciones en la próstata cuando hay una sospecha de cualquier anomalía porque el tacto rectal o el PSA lo sugieran. Esta técnica permite coger una biopsia (una pequeña porción de la próstata)
  • Ecografía renal y vésico-prostática: prueba inocua que permite detectar alteraciones en el aparato génitourinario del varón.

Otros chequeos


Prevención de cáncer colorrectal

En el cáncer colorrectal los programas de prevención incluyen dos pruebas diagnósticas:
  • Sangre oculta en heces: es una prueba sencilla que permite detectar residuos de sangre no visibles en las heces. Esta prueba se utiliza principalmente para la detección del cáncer de colon y recto, pero también puede detectar la sangre que proviene de cualquier otro lugar del tracto digestivo y detectar la existencia de varias enfermedades diferentes.
  • Colonoscopia: prueba diagnóstica para la detección de lesiones en el cólon. Consiste en la visualización del cólon y recto mediante la introducción de un tubo flexible que integra una cámara. Permite tomar una muestra (biopsia) si se presenta una lesión y determinar su naturaleza.