Estás en: Inicio > Tu salud > Mujer > Reproducción asistida

Reproducción asistida

El sueño de ver crecer tu familia

esinv_imagen_1


La Reproducción Asistida está dirigida a parejas con problemas de esterilidad o a mujeres solteras que desean un embarazo. El problema, según fuentes de la OMS afecta a millones de parejas en todo el mundo, especialmente en países occidentales. El número de parejas que recurre a estas técnicas es cada vez mayor.

En España, se calcula que, actualmente, el 15% de las parejas en edad fértil tiene problemas para tener hijos y esta cifra tiene una tendencia a aumentar por diferentes factores:

  • Las mujeres, por motivos económicos y/o profesionales,  se plantean la maternidad a edades superiores donde la fertilidad es inferior.
  • El ritmo de vida y de los hábitos actuales (contaminación, alimentos que contienen estrógenos, estrés, tabaquismo, sedentarismo..., afectan tanto al esperma en el hombre como a la ovulación en la mujer.
En estos casos, para conseguir el embarazo se realiza un tratamiento de inseminación artificial.

¿En qué consiste?


La inseminación artificial consiste en la introducción del semen, previamente tratado en el laboratorio, en el interior del útero de la mujer en las horas próximas a la ovulación. La procedencia del semen y los óvulos dependerá de la idoeidad de los de la pareja.

¿Cómo se realiza?


La inseminación artificial se lleva a cabo durante el ciclo natural, o después de un proceso de estimulación ovárica. La ovulación espontánea es un proceso que se incia al principio del ciclo menstrual y finaliza aproximadamente el día catorceavo de cada ciclo.

Se ha demostrado que la tasa de embarazo es mayor en los ciclos que se estimula la ovulación que en los espontáneos, pero también conlleva más riesgos. La estimulación consiste asegurar la ovulación y conseguir un mayor número de ovocitos potencialmente fecundables a través de un tratamiento hormonal. Se controla con ecografías y analíticas periódicas. Si en un periodo de cuatro a seis meses de tratamiento de inducción de ovulación no se ha conseguido gestación se recomiendan otras técnicas de reproducción asistida como fecundación in vitro o inseminación artificial. El médico especialista en tratamientos de reproducción decidirá según los resultados del estudio previo de la pareja el mejor tratamiento en su caso. 

En ciertos casos se requiere donante/s de óvulos y/o semen, estos proceden de bancos debidamente acreditados, que los conservan mediante congelación y reúne completas garantías de calidad ya que los donantes pasan pruebas y análisis que avalan su idoneidad.

Técnicas de Reproducción Asistida y procedimientos


Para intentar solucionar los problemas de infertilidad que cada vez, con más frecuencia, afectan a las parejas se han desarrollado dos técnicas principales (inseminación artificial y fecundación in vitro) y una serie de métodos complementarios que ayudan a la pareja a conseguir su objetivo: tener un hijo.

Inseminación artificial

Consiste en depositar una muestra de semen en el tracto reproductor femenino.  Hay dos tipos de inseminación artificial, dependiendo de la procedencia del semen:

  • Inseminación Artificial Homóloga. Se lleva a cabo con el esperma de la pareja. Se utiliza en caso de:
    • Parejas que presentan estudios de fertilidad normales y no consiguen procrear. 
    • Desordenes eyaculatorios en el varón.
    • Alteraciones en el semen:
      • Malformaciones anatómicas del aparto reproductor masculino.
      • Disminución en el número de espermatozoides (oligozoospermia).
      • Alteraciones en su forma o morfología (teratozoospermia).
      • Alteraciones de su movilidad (astenozoospermia).
    • Problemas de la mujer:
      • Disfunción vaginal.
      • Estenosis (estrechez) del cuello del útero.
      • Alteración del moco cervical.
      • Presencia de anticuerpos antiesperma.
    • Utilización posterior a procesos de vasectomía, cirugía testicular o quimioterapia.
       
  • Inseminación Artificial Heteróloga. Se realiza con semen de donante anónimo principalmente por:
    • Anomalías serias en el semen (azoospermia o ausencia total de espermatozoides).
    • Enfermedad genética hereditaria en el hombre.

En este proceso, para incrementar el porcentaje de éxitos es recomendable incrementar la cantidad de óvulos estimulando los ovarios para una ovulación múltiple. El seguimiento indicará el momento de la ovulación y el día óptimo para la inseminación.

La inseminación artificial presenta un índice muy bajo de posibles complicaciones entre las que se incluyen, náuseas y vómitos, cólicos... . Los principales riesgos son el embarazo múltiple  y el síndrome de hiperestimulación ovárica (en un bajo nivel de casos) que ocurre en un 1% de las pacientes. El embarazo posterior tiene un riesgo de aborto y de gestación ectópica. Los riesgos para la madre y el feto son iguales que en una gestación normal.
 

Fecundación in vitro (FIV)

Consiste en reproducir el proceso de fecundación que se produce de manera natural en el interior del cuerpo femenino, en un laboratorio especializado. Para ello es preciso realizar un ciclo de estimulación ovárica para conseguir suficientes ovocitos y garantizar una buena transferencia embrionaria. 

Esta técnica se indica en parejas con esterilidad por: obstrucción en las trompas de Falopio, endometriosis, en casos de factor masculino, , algunos casos de alteraciones de la ovulación y en algunos de esterilidad de origen desconocido y fallos de inseminación artificial. 
 
La FIV consta de los siguientes pasos:
  • Estudio previo. El equipo médico analiza la situación de cada pareja y su proyecto reproductivo  para ajustar el tratamiento.
  • Estimulación ovárica. Durante esta etapa se administra medicación con la  finalidad de estimular a los ovarios para que produzcan varios ovocitos maduros en lugar de uno sólo, situación que ocurre espontáneamente cada mes. Existe consenso sobre el incremento de posibilidades de lograr el embarazo al fertilizar y transferir más de un ovocito por ciclo de tratamiento.
  • Extracción de ovocitos. Se realiza en el centro de reproducción asistida, la duración total del proceso es de alrededor 30 minutos, se le realiza una punción transvaginal bajo control ecográfico, aspirándose todos los folículos, con el fin de obtener el mayor número de ovocitos posible.
  • Inseminación de los ovocitos. Una vez obtenidos, los ovocitos se catalogan según su madurez. De foma simúltanea se obtiene la muestra seminal. Después de la aspiración, se realiza la inseminación de los ovocitos con los espermatozoides, se fecundan tres como máximo.
  • Cultivo In Vitro. Se incuban juntos durante 24 horas, después de las cuales son evaluados por primera vez para confirmar si ha ocurrido la fecundación, que se confirma por la aparición de 2 pronúcleos. El objetivo final es transferir los embriones resultantes, 3 como máximo.
  • Transferencia de embriones. Una vez cultivados los embriones se depositan en el interior de la cavidad uterina, se trata de un procedimiento sencillo, que dura aproximadamente 10 minutos, se realiza sin anestesia y es muy similar a una inseminación intrauterina.
     
Tras el proceso se recomienda reposo. A la paciente se le administra una medicación hormonal hasta confirmar el resultado del test de embarazo que se realizará cuando el profesional considere. Las posibles complicaciones que supone esta técnica son similares a la inseminación artificial:
  • Síndrome de hiperestimulación ovárica: los ovarios aumentan de tamaño y pueden aparecer náuseas, vómitos, dolores abdominales.
  • Sangrado vaginal: un pequeño sangrado indoloro puede aparecer tras la aspiración folicular o después de la transferencia y cesa a las 24 horas.
  • Aspiración folicular:  hemorragia e infección, si bien su frecuencia es muy baja y ambas tienen tratamiento.
  • Aborto.
  • Embarazo múltiple: Al obtener y transferir más de un embrión existe la posibilidad del embarazo múltiple.
  • Defectos genéticos o congénitos: se presentan en una proporción igual a la población general.

Microinyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI)

Es un método que tiene requerimientos mínimos en cuanto a cantidad y movilidad de los espermatozoides, se utiliza como medida auxiliar en el ámbito de la FIV. Se emplea en caso de que el semen del hombre sea de mala calidad, o después de un fallo de fertilización tras una FIV  estándar.

Empleando un microscopio especial, se toma un solo espermatozoide con una pipeta de microinyección y se introduce directamente en el óvulo. La ICSI, que también se denomina microinyección, imita por tanto el procedimiento natural por el que el espermatozoide penetra en el óvulo. 

Aspectos psicológicos

Tanto la experiencia de la esterilidad como de la reproducción asistida son procesos dolorosos a nivel físico y psicológico. Las pruebas diagnósticas y la terapia reproductiva provocan malestar físico variable, en cada persona, según su grado de tolerancia. Pero el mayor grado de malestar lo producen los efectos negativos del estado emocional,  la ansiedad extrema, depresión o estrés, tanto agudo como crónico, el aislamiento, los problemas sexuales y la ruptura del equilibrio de la pareja, entre otros.

Es aconsejable un seguimiento psicológico durante el proceso. Consulta con tu médico.