Estás en: Inicio > Tu salud > Niños > Bebé

Bebé

Uno más en la familia

esinv_imagen_1


Las revisiones pediátricas del recien nacido  permiten vigilar el desarrollo y crecimiento  durante los primeros años de vida. El objetivo es comprobar que los niños crecen sanos y detectar, lo más precozmente posible, las alteraciones que existan para tratarlas.

Durante las primeras 48 horas de vida del bebé se toma una muestra de sangre del recién nacido  para detectar ciertas enfermedades metabólicas (fenilcetonuria, hipotiroidismo, fibrosis quística... ).

En los dos primeros años de vida las revisiones pediátricas son frecuentes: se inician ya en el recién nacido, después a los 15 días, al mes, a los 3, 6, 12, 15 y 18 meses. A partir de los dos años suele ser suficiente una revisión anual si no hay ningún problema. Estas revisiones son importantes para asegurarse que el niño/a crece y gana peso correctamente. El pediatra también comprobará que el niño/a desarrolla bien los sentidos de la audición, la visión y que el desarrollo psicomotor sigue los parámetros normales.

Todos los niños deben recibir las vacunas recomendadas y se suele aprovechar las revisiones pediátricas para ponerlas. En España existe un calendario de vacunación infantil que es obligatorio, consúltalo aquí.